martes, 24 de septiembre de 2013

CAPITULO I


Un intenso aroma a canela se filtró por la rendija de la puerta de la biblioteca, invadiendo de a poco todo el amplio espacio, llegando hasta el pequeño rincón junto a la estantería de libros de literatura antigua, donde Elisa yacía cómodamente sobre el mullido sillón de terciopelo verde que estaba a un costado, casi como escondido y completamente fuera del ángulo de visión de quien entrara a la biblioteca. Ese era su escondite predilecto, ahí se refugiaba cuando quería desconectarse del mundo y de su madre principalmente, la cual, por cierto, tenía ya bastante rato buscándola incansable por la enorme mansión; tenía a toda la servidumbre afanada en encontrar a su rebelde hija. Sus desmesurados gritos habían llegado a los tímpanos de Elisa, pero ella había hecho caso omiso, no tenía ánimo de escuchar las peroratas frívolas de su madre, así que se concentró más en la lectura del diminuto libro de pasta roja con ribetes negros que sostenía entre sus delicadas manos e hizo como que no escuchaba los incansables llamados. Pero a lo que sí no podía ser inmune era al olor de la leche bronca hervida con canela, eso sólo podía significar una cosa… Como si sus pies obedecieran la orden directa de sus fosas nasales, Elisa se puso de pie cuando aspiró profundamente y con los ojos cerrados el penetrante olor a canela. Salió de la biblioteca y con ágiles y rápidos pasos entró a la cocina. Su nana estaba frente a la estufa, con la mano derecha movía enérgica y rítmicamente un cucharón de madera dentro de una olla de barro, giraba en un solo sentido, según era la costumbre, porque se creía que hacerlo hacia el otro lado cortaba la preparación. Elisa esbozó una enorme sonrisa y se relamió los labios, no se había equivocado, su nana cocinaba jericallas, el suculento postre jalisciense hecho a base leche bronca, yemas de huevo y canela… su favorito.

 -A comer y a misa, una vez se avisa… ¿Verdad, mi niña? –Exclamó la sabia nana sin ni siquiera mirar hacia la puerta, ya sabía que ahí estaba Elisa-.

-Tú y tus sabios dichos, nana, pero mejor no lo pudiste decir –señaló Elisa-. Bien sabes que no puedo resistirme a la jericalla que preparas, es mi dulce veneno –respondió juguetona Elisa y se paró junto a su nana, siguiendo con la mirada los rítmicos movimientos de la cariñosa señora-.

-Bien lo dijo tu madre: “Esa hija mía sólo saldrá de su madriguera si huele a leche hervida con canela” –se mofó, imitando la estirada voz de la madre de Elisa-.

-¿Me has tendido una trampa, nana? –inquirió suspicaz-.

-Sólo obedecí órdenes, mi niña –admitió pesarosa la santa señora-, ya sabes como es tu madre cuando no se hace lo que pide en el momento que lo pide…

-Tienes razón –suspiro Elisa y se sentó sobre la tabla de la cocina mirando hipnotizada el espeso líquido de la cacerola-, es insufrible… ¿y para qué me quiere? ¿Tú sabes?

-¡Bájate de ahí, Elisa! Es impropio de una señorita de sociedad encaramarse de esa forma en un tablón –unos pasos elegantes y estudiados se escucharon entrar en la cocina, eran de Doña Eugenia, la madre de Elisa- ¿Dónde te habías metido? Tengo horas buscándote por todos lados…

Elisa lanzó una mirada significativa a su nana, ella entendía a la perfección lo que su niña sentía respecto a su madre, siempre que la necesitaba era para algo que sería desagradable para ella. Su madre y Elisa parecían venir de planetas distintos, sólo tenían en común el lazo sanguíneo, fuera de eso, nada.

-¿Qué necesitas, madre? –inquirió lacónicamente-.

-En media hora llega la emisaria de Doña Margueritte Rostan con todos los vestidos que encargamos en la capital–el pecho de Doña Eugenia se inflamó de orgullo, era un honor que tan famosa diseñadora le hiciera los vestidos a ella y a su hija, y que además los enviara a casa, eso era una distinción que pocos habían gozado, tan sólo las damas más importantes de la sociedad mexicana tenían dicho privilegio-.

Cuando de moda y clase se hablaba, sólo un nombre podría salir a flote: Margueritte Rostan. Ella era la encargada del departamento de Alta Costura de la más prestigiosa y exclusiva tienda de la capital Mexicana: El Palacio de Hierro, que había abierto sus puertas el siglo pasado y se había posicionado entre lo favorito de la elite de la sociedad. Todas aquellas damas que querían ser consideradas finas y elegantes se mandaban a hacer sus trajes y vestidos a esta tienda. Por supuesto, Doña Eugenia Rivadeneira de Corcuera no podía ser la excepción, para ella las apariencias lo eran todo, su frivolidad no tenía límites. Elisa, su hija, era todo lo contrario, a ella le daba igual; con que el vestido fuera cómodo y lindo le era más que suficiente, quién lo había costurado y cuánto había costado eran cosas que la tenían sin cuidado.

-Madre, no comprendo por qué debo estar presente –farfulló Elisa en tono cansino-, sólo vienen a entregar los dichosos vestidos esos…

-Tienen que medírtelos para ver si te calzan perfectos, ellas son muy profesionales –Doña Eugenia hizo un gesto de desesperación al ver la cara de fastidio de su única hija-.

-No me interesa, madre… Es más, odio esos vestidos, sigo sin comprender por qué las mujeres debemos usar tantos volantes y telas y fajas… es un fastidio, deberíamos poder vestir pantalones, son mucho más prácticos…

A Doña Eugenia se le transfiguró el rostro ante las insolentes declaraciones de Elisa. Levantó la mano en son de emitir una perorata y exclamo con voz firme y estricta:
-Te vas a medir esos vestidos y es mi última palabra…

Ese tono de voz no dejaba pie a ninguna réplica. Elisa frunció el ceño y agachó la cabeza, sabía de sobra que cuando su madre se enojaba podía irle muy mal, así que se mordió la lengua y sintió cómo el fuego de sus punzantes argumentos le quemaba la garganta al tener que detenerlos en ella, las palabras agolpadas y reprimidas le provocaron un fuerte acceso de tos.

 -Como usted mande, madre…

-Eso está mucho mejor –sonrió satisfecha Doña Eugenia-. Sube a tu habitación a refrescarte, te espero en el salón en 20 minutos, ni uno más ni uno menos…

Elisa se encaminó a la salida de la cocina y cuando estaba a punto de cruzar, su madre la paró en seco.
-Antes de que se me olvide, recuerda que en la noche es el baile anual del 1º de septiembre de los Fernández del Valle, te agradecería que te comportaras como la señorita decente que se supone que eres, no quiero que emitas ninguna de esas ideas tuyas de mujeres usando pantalones y demás sandeces –hizo una pausa y miro fijamente a su hija-, y guárdate tus opiniones sobre políticas y otras cosas, las mujeres no deben hablar de esos temas, recuerda que una dama sólo debe escuchar y sonreír, no conseguirás marido si te comportas tan irreverente como sueles hacerlo aquí en casa.

La voz de su madre fue peor que una bofetada. Elisa odiaba todos esos convencionalismos sociales, cuidar las formas, las maneras y las palabras. Ella era espontánea y culta, le gustaba compartir lo que leía y lo que opinaba sobre todo, el intercambio de ideas en una conversación era enriquecedor para el conocimiento, no comprendía, ni lo haría nunca, por qué las mujeres no debían participar en dichos debates. Pero tampoco quería discutir con su madre cuando estaba así de intransigente, siempre salía perdiendo, por lo que resignada asintió con la cabeza y siguió su camino al piso superior de la casa, donde se encontraban sus aposentos.

-¿Qué voy a hacer con ella? –Preguntó Doña Eugenia a la nana de Elisa, que había permanecido en silencio, y sólo atinó a encogerse de hombros ante la pregunta de la señora- Esta hija mía va a matarme de un coraje, pero lograré controlarla, meteré a esa oveja descarriada en cintura, no importa cuánto me cueste hacerlo –declaró categórica-.

-Podrá reprimirla, más nunca doblegará su espíritu, señora –arguyó sabiamente la nana Chata-.

Doña Eugenia le clavó una fría mirada a la anciana señora, no le gustaba en lo más mínimo sus respuestas insolentes, pero se las aguantaba por consideración a su edad y a los años que tenía trabajando para su familia. Engracia Martínez (esa era el nombre de la nana Chata), también había sido su nana. Había llegado a la casa de sus padres cuando sólo tenía 15 años, tenía toda su vida al servicio de la familia Rivadeneira, imposible despedirla, aún con sus respuestas irónicas y sardónicas la nana Chata era inamovible de su puesto, de una u otra manera formaba parte de la familia.

-No digas sandeces, Engracia –tenía mucho que no la llamaba nana, casi desde que se casó-, mejor ve a vigilar a esa oveja descarriada que tengo por hija, no quiero que por su culpa quede mal con las distinguidas modistas.

La nana chata hizo una mueca y se encogió de hombros, odiaba cómo su patrona trataba a su niña Elisa.

-No puedo, señora… Estoy haciendo las jericallas que me ordenó.

Doña Eugenia torció el gesto y no le contestó nada, las palabras estarían de más, esa declaración de la nana Chata era determinante, qué señora más necia e irreverente, pensó para sus adentros, otra con quien tampoco no sé qué haré con ella. Soltó el aire fuertemente para mostrar su enfado y furibunda salió de la cocina para seguir a su hija hasta su habitación, la conocía perfectamente bien, de sobra sabía que por más dócil que pudiera mostrarse, Elisa era rebelde por naturaleza y odiaba todo los estrictos protocolos de la sociedad, más le valía vigilarla de cerca antes de que se escabullera de nuevo a algunos de los muchos escondites que tenía repartidos por toda la casa.

A las cuatro en punto de la tarde, el sutil sonido del timbre de la mansión de los Corcuera Rivadeneira retumbó por las paredes haciendo eco hasta el suntuoso salón donde Elisa estaba correctamente sentada junto a su estirada y, en ese justo instante, ansiosa madre, quien al escuchar el inconfundible “tilín” del timbre se paró de golpe como movida por algún mecanismo interno parecido a un resorte.

-Han llegado –exclamó vehemente y se acercó a la puerta, mirándola detenidamente con el corazón en la mano, sabía que un instante entrarían a avisarle de la prestigiosa visita-.

Elisa hizo una mueca poco propia de una dama al ver el alborozo que su madre armaba, no entendía por qué estaba tan emocionada por medirse unos cuantos vestidos, podrá ser muy elitista la tal modista, pero para ella no era nada sobresaliente, tan solo un montón de telas y holanes, nada del otro mundo.

Toc, toc…

-Adelante –contestó Doña Eugenia con la voz aguda de la emoción-.

Una de las doncellas entró con paso suave y mesurado, tal cual la habían instruido, la servidumbre en una casa de buena familia debía seguir las formas al pie de la letra, ser atenta, educada y prudente.

-La Señora Margueritte Rostan ha llegado, Doña Eugenia –exclamo lacónica la joven-.

Los ojos de la madre de Elisa se abrieron tan descomunalmente que por un momento parecía que podían salirse de sus órbitas, estaba completamente atónita y eufórica; por su rostro el color iba y venía como un caleidoscopio. Era tal la emoción de Doña Eugenia que por un segundo estuvo a punto de perder su tan estudiada compostura. Al sentir los ojos de su hija sobre ella, sorprendidos por la reacción tan fuera de lo normal, se obligó a serenarse, cuadró los hombros, respiró profundo y aclarándose la garganta le dijo a la doncella:
-Hazla pasar, por favor, y en seguida trae el servicio de café y té… y no olvides las pastas y galleticas de fábricas de Francia, son las más finas y deliciosas.

-¿Qué te pasa, madre? Es la primera vez en mi vida que por un instante te vi vulnerable –señaló en tono sarcástico Elisa-, es más, por una milésima de segundo hasta creí que eras humana –añadió, aguantándose la risa-.

La mirada de Doña Eugenia cayo gélida sobre Elisa, el comentario no le había hecho la más mínima gracia.

-Espero que controles esa lengua irreverente tuya y te comportes delante de la Señora Margueritte- masculló entre dientes y agregó en un tono cortante y despiadado-: si no quieres que me vea en la necesidad de pasarle a tu padre la cuenta de tus fechorías –sonrió maliciosa- ya sabes lo estricto que es, y si a mí no me obedeces, seguro a él, sí.

Elisa palideció. Si había alguien sobre la faz de la tierra que le infundiera temor al grado de dejarla paralizada, ese, sin duda, era su padre. Su voz autoritaria y su mirada imperturbable eran capaces de poner a temblar a la fuerte y rebelde Elisa. De niña, cuando la regañaba o castigaba o incluso, le pegaba, ella salía corriendo a esconderse temblorosa bajo los protectores brazos de su nana. En un principio intentó guarecerse de la ira paterna con su madre, pero ella, en vez de consolarla, la reprendía, aduciendo a que algo habría hecho para merecer el coraje de su padre. Así, a una muy corta edad, Elisa comprendió que sus padres no sentían el más mínimo cariño hacia ella, es más, en su fuero interno sospechaba que hasta la odiaban. Todo el amor maternal que necesitó de niña lo encontró en su nana, ella siempre le ha profesado el cariño y devoción de una amorosa madre.

Durante la siguiente hora, Elisa tuvo que emitir sonrisas acartonadas y soportar estoicamente las frivolidades de su madre y sus exagerados elogios a la tal Margueritte, la cual los recibía con un gesto desdeñoso, como si cada palabra que emitía Doña Eugenia no fuera suficiente para justificar la enorme deferencia que había hecho hacia ella al traerle en persona los vestidos.  En innumerables ocasiones estuvo a punto de salir corriendo del salón, estaba más que asqueada ante tanta falsedad, pero la amenaza de su madre flotaba sobre ella como una nube negra que auguraba tormenta, no quería tentar a la suerte, así que resignada se probó uno a uno los muchos vestidos y además tuvo que decir una que otra palabra agradable cuando se los probaba. Lo más difícil fue cuando le midieron el vestido para el baile de la noche, se sentía incómoda portándolo, no era feo, pero para su gusto, era demasiado ostentoso y llamativo. El corte estraple le agradaba, pero tanto recogido se le hacía innecesario y ni qué decir del brocado de la tela, era demasiado excéntrico, pero aún así, ante la expectante mirada de su madre y la famosa diseñadora tuvo que emitir algunas palabras de agrado y atornillarse la sonrisa más falsa de la historia, lo cual no dejó convencida ni a la una ni a la otra, pero entusiasmo, eso sí que no lo podía aparentar, no era tan buena actriz.


Mientras Elisa sufría esos angustiantes momentos en el salón familiar, en otra parte de la ciudad, el destino movía sus hilos preparando una emboscada que le cambiaría la vida.

En una mansión de líneas arquitectónicas elegantes y señoriales, ubicada en la calle Libertad de la lujosa colonia Americana, vivían los Metzger. Degustando el café de la tarde, en la gran sala privada de la familia, se encontraba Doña Carlota y Don Gerald, con su apuesto hijo Damián. El ambiente entre ellos era relajado, de verdadero cariño fraternal y armonía familiar. Los Metzger eran el vivo ejemplo de una familia unida, sólo eran tres sus miembros, pero no necesitaban más.

-¿Tengo que asistir al baile de hoy, padre? ¿De verdad? –inquirió Damián con un dejo de fastidió en la voz-. Sabes que odio esos formalismos de la sociedad de esta ciudad, además esos bailes son para encontrar esposa y yo no estoy interesado en casarme en este justo momento…

-Y aunque lo estuvieras hijo –le interrumpió su madre-, sabes que debes casarte con una mujer alemana y a esos bailes acuden pocas…

-No nos interesa que vayas por ese motivo, hijo mío –terció amablemente su padre-. En esas reuniones también se conciertan negocios, es importante para la imagen de empresas Metzger que te vean en esos eventos, recuerda que las apariencias lo son todo en esta ciudad.

Damián se encogió de hombros y asintió con la cabeza. No le gustaban en lo absoluto esos eventos, para él no eran más que una civilizada exposición de ganado, donde los padres llevaban a sus hijas para ponerlas en escaparate para que los jóvenes solteros y ricos pudieran admirarlas y elegir a la suya. Un acto meramente comercial que lo consideraba de lo más mezquino. Sin embargo, no le quedaba más remedio que asistir, jamás había eludido una responsabilidad y si su padre creía que ir a la dichosa fiesta implicaba beneficios para la empresa, él no podía dejar de asistir. Su familia y su empresa antes que nada.

-Si no hay más remedio y lo consideras idóneo, iré padre –exclamo lacónico y agregó-: Y cambiando de tema a cosas más importantes, ¿qué piensas de la invasión de Alemania a Polonia? Hoy ha sido noticia en todos los periódicos del país. Y además Francia e Inglaterra ya anunciaron su declaración de guerra.

-Era algo inevitable, hijo. Nuestra tierra quedó devastada y mancillada con los acuerdos firmados en el Tratado de Versalles y en dicho acuerdo, entre tantos actos leoninos en nuestra contra, se entregó el corredor de Dantzig a los polacos ¡Un territorio alemán! –Gerald Metzger se quitó las gafas y las limpió con un fino pañuelo de lino-, el resentimiento quedó bajo la piel, sólo era cuestión de tiempo para que se desatara otra guerra, el orgullo germano tenía que emerger y qué mejor que sea de la mano de un hombre tan astuto e inteligente como Adolfo Hitler.

Gerald y Carlota Metzger vivieron en carne propia la desolación y las penurias que tras la guerra anterior se habían instalado en su amada Alemania. Los aliados habían hecho responsable a su país del conflicto armado que terminó en 1918 y se repartieron el botín, dejando a una Alemania hundida en la miseria, desmembrada, mancillada y deshecha. Ellos habían emigrado a México por esos motivos, no tenían para dónde hacerse, además que temían lo que ya estaba ocurriendo, otra guerra. Durante todos los años de las décadas de los 20 y 30, en el corazón de los germanos se estableció un férreo rencor que tan sólo necesitaba ser liderado para levantarse en armas y reclamar lo que se les había quitado. Hitler era, en ese momento, el líder que tanto esperó el pueblo Alemán. El día había llegado, la revancha había comenzado.

Los Metzger siguieron conversando un rato más sobre el tema, a ellos les interesaba sobre manera, tenían un agudo sentimiento de patriotismo arraigado en el alma. Habían acogido a México como país temporal, le tenían cariño por haberles dado refugio en el peor momento, algo que le agradecerían toda la vida. Pero en su interior seguía latiendo firme su amor germano, en sus venas corría la pasión y la entrega por su tierra, por su Alemania querida que los vio nacer, a los tres.

Al final de sus intercambios de ideas respecto del bombardeo sobre Polonia y el inicio de la guerra, acordaron no comentar absolutamente nada durante la fiesta, era mejor mantener su opinión en prudencia, seguro la mayoría tendría una postura en contra de las acciones bélicas y de la invasión de Alemania sobre Polonia, y su opinión estaría inclinada en contra de su país.

-Al ser Alemania quien inició, todos estarán de acuerdo en que es el “malo de la película”-exclamó Gerald Metzger- aún sin conocer el trasfondo, su balanza se va a inclinar hacia los contrarios… Nos precede la fama de villanos, por desgracia.

-Si alguien nos preguntara qué pensamos al respecto, ¿qué responderemos, querido? –Preguntó Doña Carlota, un tanto preocupada-.

-Nos saldremos por la tangente dando evasivas –dijo, Gerald, en tono lacónico-, es mejor ser tachado de indiferente a que piensen que estamos a favor de las acciones de nuestra Alemania, eso podría repercutir en el negocio –El patriarca Metzger se quedó mirando hacia la nada, una inquietud se abría paso en su corazón-. Presiento que está guerra nos afectará tarde o temprano, nuestra vida no será la misma a partir de hoy, así que es mejor actuar prudentemente.

Doña Carlota y Damián se lo quedaron mirando un tanto extrañados por el gesto preocupado que surcó su rostro, pero no dijeron palabra alguna, ellos respetaban las decisiones de Gerald Metzger, las cuales siempre habían sido a favor de su familia, todas sus acciones estaban encaminadas a proteger a su mujer y a su hijo, así había sido siempre y hasta ahora no se había equivocado. Él era la cabeza de la familia y sabía lo que más convenía hacer, de eso estaban seguros tanto Doña Carlota como Damián, por eso siempre habían obedecido sus órdenes y seguido sus consejos.

La noche cayó en la capital Jalisciense, suave y serena. El sol se ocultó en el horizonte haciéndole reverencia a la imponente luna que se alzó brillante, esplendida y repleta en el manto estelar acompañada de las titilantes estrellas. Una fresca brisa de finales de verano se sentía en las mejillas de los pocos transeúntes que aún caminaban por las aceras de las empedradas calles. Y en la impresionante casa de los Fernández del Valle, al final de la exclusiva calle Laffayette, todo estaba provisto y dispuesto para recibir a sus distinguidos invitados. Como cada año sin falta, el primero de septiembre la familia tiraba la casa por la ventana y haciía gala de sus mejores dotes de anfitriones, el matrimonio formado por Catalina del Valle y Ricardo Fernández del Castillo celebraba su aniversario de casados, y lo que debía ser un festejo íntimo entre ellos lo habían convertido en un pretexto para derrochar y denotar su posición económica y social. Su cena-baile era el evento más esperado en todo el año por la sociedad tapatía, lo cual era motivo de orgullo para el estirado y elitista matrimonio.



Enfundada en el incómodo y elegante vestido, Elisa cruzó el umbral de la puerta de la mansión de los Fernández del Valle. Traía la palabra fastidio impresa en su rostro, escondida detrás de la falsa sonrisa que su madre le obligó a esbozar. Doña Catalina y Don Ricardo los recibieron efusivos y con palabras de aprecio, las cuales a ella le parecieron de lo más hipócritas. En seguida los hicieron pasar a la sala de estar donde ya se encontraban muchos de los invitados, la más rancia sociedad de Guadalajara se encontraba ahí reunida. Después de pasar los obligatorios saludos con los presentes, la familia Corcuera Rivadeneira procedió a comportarse como era lo indicado en esos eventos: Don Fernando se alejó a la esquina del salón, donde los señores estaban reunidos degustando coñac y conversando sobre el tema del día: el inicio de la guerra en Europa. Doña Eugenia se acercó a las demás señoras casadas, sentadas en los elegantes sillones junto a la ventana, ahí la plática era otra, se hablaba de modas y demás frivolidades. A Elisa le correspondía acercarse al grupo de jóvenes en edad de merecer que estaban de pie en el extremo derecho del salón, junto al piano, donde una de ellas deleitaba a la concurrencia tocando una delicada pieza de Mozart. Más que aburrido, insufrible, pensó Elisa, quien de buena gana se hubiera sentado con los señores y debatido apasionadamente su opinión sobre los temas interesantes que ellos platicaban, pero le tocó ser mujer, soltera y joven, por lo que se tenía que resignar a escuchar a sus contemporáneas hablar de muchachos y galanes de cine, sus temas favoritos.

Para distraerse de tantas banalidades que decían las jovencitas a su alrededor, Elisa se puso a observar el inmenso y suntuoso salón. Su vista viajaba perezosa, iniciando en el enorme y desproporcionado candelabro que pendía del techo; parecía una araña gigante bañada de oro e iluminada con pequeños foquitos, y en ese momento comprendió por qué las llamaban de esa vulgar manera, no son más que unas arañas doradas, pensó divertida. Se fijó en las pesadas cortinas de terciopelo color granate que caían desde el techo hasta el alfombrado piso, estaban de moda, pero a su gusto eran demasiado ostentosas, además guardaban muchísimo polvo, limpiarlas debería ser una tarea titánica para la pobre servidumbre encargada de hacerlo. Sin embargo, lo que sin duda más la impresionó y no de la mejor manera fue la exagerada chimenea de mármol blanquecino frente a la cual estaban reunidos los caballeros; era la cosa más espantosa que había visto Elisa en toda su vida, rezumaba mal gusto por todos lados, no entendía cómo todos la podían admirar, para ella era un armatroste de proporciones innecesarias y los rebuscados adornos, muy al estilo rococó, eran lo que más la disgustaban, para ella era un exceso de lujo que rayaba en lo ridículo.

Sus ojos siguieron vagando distraídos de aquí para allá, en el suntuoso y enorme salón sin prestar realmente atención a nada en especial, hasta que se vieron capturados y atraídos por un par de centellantes ojos azules que la miraban con insistencia, y cuando al fin se cruzaron con los suyos le sonrieron galantemente. Las mejillas de Elisa no tardaron en teñirse de un tenue rubor rosado, no entendía por qué, pero esa mirada la perturbaba, agradablemente. Era tan intenso el imán que ejercía sobre ella que fue incapaz de mirar hacia otro lado, pareciera como si todo a su alrededor se hubiera desvanecido y sólo estuvieran ella y el dueño de tan penetrante mirada. Damián, quien era el caballero de los ojos azules, sintió exactamente lo mismo.



Movidos por una fuerza sobrenatural, sus pies empezaron a avanzar, buscaban acercarse ignorando las estrictas reglas que la sociedad dictaba sobre el comportamiento de los caballeros solteros y las damas casaderas: “En una fiesta jamás deben acercarse ni hablar antes de la cena, ya tendrán la oportunidad de conocerse a la hora del baile y con el permiso del padre de la jovencita”. Por fortuna, cuando estaban a menos de tres metros de distancia, el aviso del mayordomo de que ya podían pasar a la mesa rompió el sopor en el que estaban sumergidos y evitó la hecatombe social que hubieran ocasionado de haber caminado unos cuantos pasos más.

Como era la costumbre, los lugares estaban previamente asignados y sobre cada plato yacía una diminuta tarjeta blanca que tenía escrita con una fina caligrafía en tinta dorada el nombre del dueño de cada asiento. Elisa sonrió al comprobar que había sido dispuesta en un puesto bastante lejos de sus padres, pero su emoción fue aun mayor cuando se percató de a quién tenía enfrente: del otro lado de la mesa estaba el apuesto dueño de los ojos azules. De nuevo se ruborizó y su corazón latió como nunca lo había hecho antes, haciendo que la sangre en sus venas corriera acelerada, provocándole maremotos incontrolables en su interior que ella, inocente en estos menesteres, era incapaz de identificar. Elisa no entendía por qué razón, pero ese joven la intimidaba y a la vez le producía sensaciones indescifrables y maravillosas que no había sentido hasta ese instante; era tal la emoción que le provocaba que se descubrió preguntándose si así se sentía cuando uno se enamora. Había leído suficientes novelas de amor para saber que una mujer era capaz de caer rendida con tan sólo una mirada ¿Será mi caso?, se preguntó mientras miraba subrepticiamente al joven sentado delante de ella, quien a su vez también la miraba, sólo que él lo hacía abiertamente, sin ningún tipo de recato, lo que provocó que el rubor en las mejillas de Elisa se intensificará. Tal era el nerviosismo que le provocaba que hizo que la mano que sostenía la cuchara con sopa le temblara y una gotita de ésta cayera sobre el prístino mantel.

-¿Estás bien? –Preguntó la joven sentada a su derecha, al notar la turbación de Elisa-.

Era Lucrecia Vidurri, la mejor amiga de Elisa y la única de todas las jóvenes que la comprendía, aunque no compartiera su opinión sobre muchas cosas.

-Sí, estoy bien –afirmó sin convicción, pero agradeciendo la distracción-. Sólo un poco nerviosa.

-Es por el buen mozo que tienes enfrente, ¿verdad? –Dijo socarrona Lucrecia- No ha dejado de observarte desde que nos sentamos.

Elisa asintió con la cabeza y curvo sus labios en una tímida sonrisa, que su amiga le respondió abiertamente burlona.

-Parece que ha aparecido quien enamore a la inconquistable Elisa Corcuera–exclamó grandilocuente, Lucrecia-.

-No digas tonterías, Lu… Ni siquiera sé quién es…

-Pronto lo averiguarás, por cómo te mira estoy segura que te sacará a bailar desde que suene la primera pieza, ya verás –le contestó Lucrecia, guiñándole un ojo-.

Elisa no le contestó, tan sólo se encogió de hombros y se concentró en el plato fuerte que acababan de servirle. Trató de distraerse cortando el suave salmón escalfado, pero era inútil, no podía quitarse de la mente la mirada azul del desconocido y en su fuero interno deseaba que su amiga tuviera razón, ojalá y la invitara a bailar, lo deseaba de verdad. Aún nerviosa por sus pensamientos mantuvo la cabeza gacha un buen tiempo, hasta que no pudo más y tímidamente levantó la mirada, el desconocido estaba girado hacia a su izquierda conversando con otro joven, aprovechó el momento para observarlo mejor. Realmente era guapo, tenía el perfil de los ángeles pintados por Miguel Ángel en la capilla Sixtina. Su tez era muy blanca y su cabello oscuro, su nariz recta y mentón firme le proferían armonía al rostro. Su boca estaba perfectamente delineada y era de color rosa pálido, y cuando las comisuras de sus labios se elevaban en una sonrisa, el rostro se le iluminaba. Sus facciones eran perfectas por só solas, pero lo que más resaltaba en él eran sus intensos y profundos ojos azules, que la hacían recordar el profundo y agitado mar del Pacífico.

Damián sintió la tenue mirada sobre él y se giró, sus ojos y los de Elisa se encontraron, él sonrió, ella se sobresaltó al ser descubierta observándolo, pero no pudo desviar la mirada, estaba atrapada en la intensidad de los destellos azules de Damián. Tampoco él hizo algo para romper el contacto, le fascinaba la ingenua irreverencia que vislumbraba en las pupilas de la joven. Desde que la observó en el salón, con la mirada divagante y distraída, había quedado prendado de su clásica belleza. Antes había visto jovencitas hermosas, pero ninguna como la que estaba en el puesto delante de él; en sus ojos titilaba una chispa especial y su sonrisa era arrobadora, y ni qué decir de su fina y diminuta naricita que dotaba a sus facciones de una delicada apariencia de ninfa. No tenía idea del porqué, pero desde que la descubrió en el salón no se la había podido quitar de la mente, él nunca se fijaba en las señoritas casaderas, no tenía intención de cortejar a alguna, así que por respeto a su tiempo y a sus ilusiones no conversaba ni bailaba con ninguna, no encontraba el caso, el viajaría a Alemania cuando fuera el momento, a buscar a su esposa. Tanto lo había cautivado la belleza de Elisa que sintió el repentino impulso de invitarla a bailar cuando llegara el momento, lo cual estaba en contra de sus convicciones, pero la atracción era más fuerte que su sentido común. Algo había brotado en su interior, un sentimiento desconocido se habría brecha en su corazón, algo nuevo, pero inusualmente familiar… ¿Así se sentirá el amor?, pensó Damián y de nuevo miró a la bella ninfa que tenía delante de sí, su sonrisa se ensanchó. Sí, tendría que bailar con ella, no podía ser de otra manera.

La cena terminó y todos los invitados pasaron a otra gran sala dispuesta para el baile. Al fondo, sobre una pequeña elevación había sido acomodada la orquesta. Todas las jóvenes se paraban a un costado a esperar a que algún caballero soltero las invitara a bailar. En el otro extremo se encontraban los padres, desde ahí podían tener una visión perfecta de todo el lugar para vigilar a sus hijas, las cuales debían dirigirse a ellos para buscar su aprobación cuando alguien les solicitará un baile, la cual era manifestada con una ligera inclinación de cabeza, o, en caso de rechazar, la negativa era indicada con el dedo índice.

Elisa buscó con la mirada al joven de los ojos azules, en el mar de caballeros que pululaban alrededor de ella y las demás jovencitas, no lo veía por ningún lado. Pero al que sí vio fue al pesado de Ernesto del Cueto, quien se acercaba peligrosamente a ella. Elisa tembló. Si le solicitaba un baile tendría que aceptarlo, era hijo de un amigo de su padre y un rechazo se consideraría un desaire. Su padre seguro la castigaría si no aceptaba bailar con él. Desesperada, buscó con mayor ahínco de un lado a otro, moviéndose deliberadamente, tratando de poner distancia, Ernesto no le caía mal, pero odiaba que sus padres quisieran emparejarlos, a ella le parecía repugnante que le quisieran escoger marido, además, dicho sea de paso, no le atraía en lo más mínimo, tenía todo los defectos que ella detestaba en un hombre, principalmente la soberbia y el machismo. Disimuladamente dio un par de pasos hacia atrás, pero no pudo seguir avanzando, había chocado con alguien, en su espalda sintió un pecho firme y fuerte. Se giró avergonzada para disculparse por su torpeza, pero al descubrir contra quién había chocado se quedó sin habla. Era el joven de los ojos azules.

-Al fin te encuentro, preciosa –Exclamó Damián inclinando caballerosamente la cabeza-. Damián Metzger, a tus órdenes.

Elisa le devolvió la sonrisa y de nuevo el mundo desapareció a su alrededor.

-Mucho gusto –contestó, logrando controlar su nerviosismo-. Elisa Corcuera.

-Encantado de conocerte, Elisa –tomó su mano entre las suyas y se la llevó a los labios- ¿Me harías el honor de bailar conmigo esta pieza?-preguntó, galante-.

Olvidándose del protocolo, de su padre, de Ernesto y de todo, Elisa le tendió la mano y se dejó guiar a la pista de baile. La música era tranquila, en esas fiestas de sociedad los boleros y los vals eran los géneros que se escuchaban y bailaban. El mundo ya estaba revolucionado con el jazz y el swing, pero a la sociedad tapatía no le importaba, ellos seguían conservando el aire romántico de la música tranquila, sentían que eso les daba mayor categoría.

-Ésta y todas las piezas –susurró Elisa, en un arrebato de inusitada osadía-.

Damián sonrió ante su vivaz respuesta y con maestría la hizo girar en la pista de baile, siguiendo el ritmo cadencioso de la canción que tocaba la orquesta, la cual era cantada por la melodiosa voz de su jovencísima compositora, que emergía en el éxito: la orgullosamente tapatía Consuelo Velázquez.

Así enamorada
Entrégame tú la caricia suprema de amor
Con luz en la mirada
Que ahuyente esa lágrima tuya
Y olvide el rencor

Así enamorada
Escucha esta canción que es para ti
Y deja que esta noche apasionada
El mundo juzgue locos a los dos…


Al escuchar la romántica letra, Elisa no pudo más que pensar que estaba dedicada a ella, era así como en esos momentos se sentía: enamorada. Nunca antes lo había estado, pero su corazón brincaba de júbilo cada vez que en un giro inesperado del baile Damián cerraba más su mano sobre su cintura, ese leve roce la hacía estremecerse hasta los dedos de los pies. Ella podía sentir que a él le pasaba lo mismo, ya que su corazón latía igual de acelerado que el de ella; a pesar de la distancia que debían de guardar sus cuerpos, ella podía percibir sus agitados latidos y su frenética respiración. Y si eso no fuera suficiente, el intenso centellar de sus pupilas azules se lo confirmaba.

Elisa y Damián siguieron bailando por el resto de la velada, canciones y canciones transcurrieron, pero ellos jamás se soltaron, estaban como entrelazados por un magnetismo que escapaba a su control, algo más fuerte que ellos estaba naciendo en su interior, casi sin darse cuenta. Cuando la orquesta cesó de tocar para el consabido descanso, sus mentes tuvieron que hacer un gran esfuerzo para lograr que sus cuerpos dejaran de bailar, porque parecía que para ellos la música no se había detenido, en su interior seguían escuchando el suave sonido de violines y trompetas. La música del amor se les insertó en el alma.

Un escalofrío recorrió de pronto la espalda de Elisa al sentir una gélida mirada sobre ella, ni siquiera tuvo que voltear para saber de quién era, sabía que era su padre quien la vigilaba como halcón a la distancia. Armándose de valor y olvidando el temor que le infundía, tomó la mano de Damián entre las suyas y en un arrebato de rebeldía, serpenteando entre la mar de gentes, lo guió fuera de la casa, al aire fresco de la noche que se respiraba en la terraza. Una vez bajo el manto estelar su valentía se disipó y no supo cómo reaccionar. Se sintió fuera de tono y un poco tímida. Su sentido del decoro hizo acto de presencia, dejándola sin aliento.

-Tranquila, Elisa –le dijo sereno Damián, acariciándole la mejilla con el dorso de la mano-.

-Creí que sería buena idea, pero ahora… no sé… estoy nerviosa.

-No tienes por qué estarlo, yo soy un caballero.

-Lo sé, pero no está bien visto… y si mi padre…

Damián le colocó el dedo índice sobre sus labios para silenciarla y con la otra mano le rodeó la cintura, atrayéndola hacia él. Fue algo impulsivo de su parte, sabía que era impropio, pero no lo pudo evitar.

-Nadie nos vio salir –le susurró al oído para tranquilizarla-.

La respiración de Elisa era agitada, estaba nerviosa y ansiosa, si alguien los descubría estaría metida en graves problemas, pero por desquiciado que pareciera, no quería soltarse de su abrazo, nunca se había sentido tan segura como en ese instante, por lo que el mundo podría rodar si quería, le importaba un comino, por lo que elevó sus manos y las colocó tímidamente en el cuello de Damián, ignorando el grito desesperado de su razón.

A pesar de su instante de osadía, aún le quedaba un gramo de cordura y quiso confirmar que nadie los había visto. Más valía prevenir, que lamentar.

-¿Estás completamente seguro? –preguntó, nerviosa-.

-Totalmente –afirmó Damián-.

Por un minuto, el tiempo se detuvo entre ellos, se quedaron así, abrazados, mirándose fijamente a los ojos. Damián levantó su mano y la posó sobre la mejilla de Elisa, ladeando su rostro. Con el dedo pulgar acarició sus labios y le dijo suavemente antes de besarla:
-Esto es una locura, te conozco hace apenas un instante, pero parece que llevara amándote toda la vida… Yo no creía en el amor a primera vista, hasta que vi sonreír a tus ojos.

Los labios de Damián se juntaron con los de Elisa, en un dulce y tierno beso, el primero de amor que ella sentía. Poco a poco la intensidad fue aumentando, la boca de él se abría paso a través de los sedosos labios, invadiéndolos de a poco, sin prisa y con delicada sutileza, respetando la inexperiencia de Elisa, guiándola y llevándola lentamente a un nivel más profundo de pasión, un territorio completamente desconocido para ella, que le provocaba una ardiente sensación sobre la superficie de la piel, algo que jamás había sentido, pero que la inundaba de un placer que casi le hacia tocar las nubes con la punta de los dedos. La dulzura del exquisito ósculo le nubló a tal grado los sentidos que por un momento le pareció que sus pies se elevaban lentamente del suelo, haciéndola flotar en el aire dentro del protector refugio de los brazos de Damián, su guapo caballero de ojos azules.

De pronto, el hechizo se rompió. Una fría y enérgica voz los sacó del trance en que ese maravilloso beso los había envuelto.

-¿Qué significa esto, Elisa?

La voz filosa y grave de Don Fernando Corcuera retumbó en los oídos de Elisa y la hizo palidecer de temor.

Estaba en problemas. Muy graves problemas.



ATENCION:
Publicaré una vez a la semana. El día elegido será los miércoles a las 00:001 hora México.
Gracias por estar aquí y leer, sin falta nos vemos cada miércoles... Besos

47 comentarios :

  1. QUERIDA AMIGA
    Antes q nada agradecerte q nos dejes acompañarte en este nuevo viaje hacia tus sueños en compañía de todas esas voces q están constantemente hablándote… ahora si como se dice aca “a lo q te truje chencha” a darte mi letanía del capitulo.
    · A ese dicho “A COMER Y A MISA, UNA VEZ SE AVISA” yo le agregaría y a leer EL LLAMADO jejeje
    · Jericayas POR DIOS q rico ya se me antojo asi todas dulces con la cápita de arriba quemadita …. Mmmm riquísimas
    · AY!!! Esa madre de Elisa toda tiquisminis y Elisa toda sencilla y rebelde … definitivo vienen de planetas distintos.
    · Yo en esa época al paredón ya me hubieran mandado “escuchar y sonreír??? “ en serio?? O.O
    · Ahora si q le salió el tiro por la culata pa´ q la manda a hacer jericayas jajaja
    · Pero si toda dama en un momento pierde la compostura “PERO POR UNA MODISTA???”
    · Q bueno q tiene a la nana chata a falta del cariño y protección de los padres pero eso jamás es comparable, es como si un gran hoyo lo tapáramos con una canica… ok me ofusque… continuemos
    · Ufff q cambio tan drástico y notorio con las familias, luego luego se notan las diferencias en los cariños, tan solo con la charla amable y FAMILIAR.
    · Lo malo de Guadalajara es q las apariencias lo son todo, hasta ahora en la actualidad es asi lamentablemente
    · Lealtad y Fidelidad al país de origen mis respetos, ahora veremos una parte del sentir de un Alemán ante esta guerra … tienen razón siempre los hemos visto y juzgado como los malos
    · Aburrido e Insufrible mejores palabras para describir su sentir de Elisa no hay … pobre
    · Arañas doradas jajajaja
    · Ay q me emociono ya se vieron, esas primeras miradas lo son TODO. Destino sin duda es lo q se vio en esa fiesta, la forma en q se vieron, lo q sintieron y después estar sentados uno frente al otro … awwww (suspiro) q romántico.
    · Siempre siempre hay una amiga q empieza a conocer el fin o el inicio de un romance
    · Definitivo “EL AMOR TIENE UNA IDEA DIFERENTE Q TU” y eso es lo q le sucedió”
    · Madre de dios q encuentro, el baile, la canción, la rebeldía, el seguridad, el amor, las palabras, el beso, la tentación, y el miedo … pero SEMEJANTE SEÑOR BESO!!!!
    NO PUEDO PEDIR MAS DE ESTE GRANDIOSO PRIMER CAPITULO ….. ME ENCANTO. Sin duda el mejor inicio de una gran y hermosa historia. Y con esto solo se confirma q solo te deseare suerte al separar las voces en tu cabeza y éxito al ordenarlos en las nuevas historias; porq en esta no lo necesitas estoy plenamente segura q nos haz enganchado a todas, el carácter y la fuerza de los personajes se nota desde este capítulo.
    Ahora si después de mi tradicional pergamino; solo me queda decir A LA ESPERA DEL SEGUNDO CAPITULO.
    TE QUIERO MUCHO MUCHO MUCHO AMIGA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga muchisisimas gracias por tu pergaminoooo, es infaltable para mi, es más lo espero con ansía. También muchas gracias por compartir tan de cerca conmigo éste proyecto, me encanta que formes parte de él como mi flamante RP, eres la mejor!!!!!
      En nuestro país hay muchos dichos sabios que nos acompañan diariamente, más en esa época. Quiero reasaltar la tradición mexicana, las costumbres y gastronomía, como la jericalla ese postre tan deliciosisimo, a mi también se me ha antojado una jejeje....
      Elisa vive en una época difícil, de transición y cambios, pero en una Gudalajara machista, dònde aun prevalecía ideas arcaicas, y ella es tan rebelde, menudo contraste, esta como adelantada a su época en cuanto algunas ideas, pero eso ya lo iremos viendo y conociendo su carcater fuerte, en muchas ocasiones sacara la casta a flote.
      La nana ha sido como la mama de Elisa, sus padres la han tratado siempre tan fríos, tan distantes... Y eso lo veremos más marcado en los próximos capítulos...
      Gracias por tus porras, por tus palabras, tu apoyo... en pocas palabras por ser tu y acompañarme en este proyecto, te quiero muchisisisisisisisimo amiga
      te mando mil y un besos

      Eliminar
  2. que romantico amiga!!!! esta es la prueba de que se puede unir historia con romanticismo sin que colisione una con la otra!!! me encanto este primer capitulo, como siempre me emocionaste, ya estaba esperando con ansias locas esta nueva novela que no me decepciona sino todo lo contrario me confirma tu toque personal al escribir... felicidades kristel!!!! y como siempre espero con ansias locas el siguiente capitulo, ya quiero que sea miercolesssssssssss!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Chio, mil gracias por tus palabras, me emociona que te guste tanto, que bueno que te haya enganchado, se que no eres muy adepta a la historia, lo que me demuestra que he cumplido mi cometido, el trama principal es el amor, la historia de amor, el resto es el acompañamiento...
      Te mando un besote, ya sabes que tqm amiga!!!!

      Eliminar
  3. Oh Dios exelente! Nada mas que decir ... Me ha encantado!!!

    Esperando con ansias el miercoles. Besazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias preciosa, te mando un besote....

      Eliminar
  4. Precioso. Magnífico estreno, y como no pobre la que le va a caer a la pobre después del super beso, cosas de la época. .. a no que aun pasa jajajaja lo que menos gracias a Dios. Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noelia, nena, muchas gracias por leer y comentar... Ay si pobre Elisa a ver como le va con su padre tan estricto que es y cachandola en pleno beso, arderá Troya jejejeje
      besitos preciosa!

      Eliminar
  5. Bueno que puedo decir me gusto mucho sobre todo porque es en aires distintos.. A esperar el siguiente..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Dianita... Te mando un abrazote preciosa

      Eliminar
  6. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!! absolutamente hermoso! Krisssssss!! felicitaciones!! me encantan las historias de epoca y está es una maravillosa muestra de ello... mori con esta parte.. "Esto es una locura, te conozco hace apenas un instante, pero parece que llevara amándote toda la vida… Yo no creía en el amor a primera vista, hasta que vi sonreír a tus ojos"... maravilloso! UN EXCELENTE ESTRENO!! UN BESASO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karito que linda, gracias por tus palabras... Ay si, esa frase a causado furor, fue algo muy romántico y hermoso por parte de Damián, tan galante y tan pero tan lindo!!!! un galán mas para conquistarnos jejeje
      Te mando un besote preciosa!

      Eliminar
  7. Maravilloso¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ me encanto ,q hermosa historia y tan bien escrita el espíritu rebelde de Elisa lo ame ....y Damian con esos ojasos q matan ....pobrecita de ella si q su papá la descubriera ......ojalá q no tenga demasiados problemas ......en todo caso muy bien tocaya jejejeje......mil mil mil gracias por compartir tu historia ,muchas felicitaciones por maravilloso trabajo y a esperar con ansias el nuevo capitulo....un graaaaaannnnnn abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, nena, gracias por acompañarme en este nuevo proyecto y por leerme con tanto gusto, tus palabras me han encantado, que lindo comentario!!!!
      Y aun vienen muchas mas cosas, ya veras... Te mando un beso enorme y nos vemos el próximo miércoles...
      besitos mil!

      Eliminar
  8. En primer lugar, felicitarte por esta nueva historia, no debe ser facil, escribir una trama en un tiempo pasado, donde las cosas eran muy diferentes a las de ahora.
    En segundo lugar, no he vista familias tan opuestas como estas dos: Los Corcuera, todo odio y rencor hacia su hija y los Metzger, todo amor y cordialidad.
    En tercer lugar, Odio a la madre de Elisa, ha llevado nueve meses en su interior a su hija y la desprecia, me encanta la nana, por como muy sutilmente le planta cara a la susodicha, se lo merece.
    En cuarto lugar, al igual que Karo me ha matado "Esto es una locura, te conozco hace apenas un instante, pero parece que llevara amándote toda la vida… Yo no creía en el amor a primera vista, hasta que vi sonreír a tus ojos", después de decirme eso, ya me puede pedir lo que quiera que lo tendrá.
    Y en quinto lugar, ese beso de pelicula se han dado ha sido maravilloso, la putada es que el señor Corcuera, ha jodido el momento.
    Bueno dentro de una semana, sabremos que le espera a la pobre Elisa, por saltarse las normas de la sociedad de aquella epoca.
    Muchos besos y abrazos de oso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tere, amiguita, muchisisisimas gracias por leerme y dejarme tus lindas palabras. Te cuento que si es difícil escribir una historia ubicada en otro tiempo, pero es un bonito reto, un poco mas de esfuerzo para investigar y eso pero muy satisfactorio, la verdad.
      Mejor no lo pudiste decir, familias contrapuestas completamente, en una hay rencores pasados bajo la piel y en la otra armonía y amor, vienen de mundos distintos, pero eso al amor no le importa y hace de las suyas!!!!
      Creo que es la frase del capitulo, a todas les ha gustado, gracias por notarla!!!!!
      A ver como le va a Elisa, lo descubriremos en el próximo capitulo...
      Te mando un beso gigante!!!!
      Saluditos amiga...

      Eliminar
  9. Ay Dios la que se le va a armar a la pobre... En ese entonces eso era como acostarse con el hombre... Ufff menudo problema ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola nena, gracias por leer y comentar... Ay si le va a armar, esperemos que no tanto... el miércoles sabremos... besitos

      Eliminar
  10. EXCELENTE COMIENZO PARA UNA EXCELENTE HISTORIA!
    Me gusta mucho como pinta la novela, he sido testigo de tu trabajo de investigacion y de como has ido descubriendo este fascinante mundo de la Guadalajara de la epoca.
    Estoy muy orgullosa de ti y de todo este maravilloso trabajo que estas haciendo. Amiga vamos por todo que el cielo es el limite!!!
    Besos mil!!!

    (Ay ese beso de mi Damian... que se antoja!!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay amiga, mil gracias, ya me sacaste la lagrimita remy!!!! jejejeje
      Asi es amiga, mucha investigación, pero el esfuerzo bien vale la pena, esta es una historia intensa y llena de amor, aunque con mucho drama, este par nos hará llorar y vivir un amor inolvidable...
      Gracias amiga, ya sabes que el sentimiento es mutuo y que vamos por todooo... Alfombra roja nos espera!!!!
      Ay es que ese tu damian es un galán de película
      Besitos mil tqm

      Eliminar
  11. Kristell, tenes una manera de contar las historias......atrapante, con cada detalle, cada sensación, que me encantan!!
    Cuando encontré de casualidad, Un príncipe para Emma, lo empecé a leer y no pude soltarlo hasta el último capítulo, solo te faltaba publicar el epilogo (me encanto leer la historia en un par de días!!!), por lo cual se, que mis emociones con El llamado, serán diferentes porque tengo que controlar mi ansiedad y esperar cada semana un nuevo capítulo!! Jejej. De corazón te deseo lo mejor con tus proyectos, tanto lo que tenes pensado para Un príncipe para Emma, como esta nueva historia que comienza!! Nos estamos leyendo!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Li, hermosa, muchas gracias por tus palabras, me halaga mucho que pienses eso de mi (lease que me sonrojo jejeje).... Creo que vivirás una experiencia nueva con este blog como dices, esperar cada capitulo le da un sabor diferente, a mi me hace recordar esas doradas épocas cuando los escritores publicaban así, por capítulos semanales sus libros que hoy leemos como clásicos.
      Gracias por las buenas vibras y los buenos deseos, espero que así sea...
      te mando un besote, y aquí nos estaremos viendo...

      Eliminar
  12. Amiga Kris, no me gustan las novelas de época, lo confieso... Pero si fueran así como esta me encantarían todas!!! Me fascina cómo empezó, todos estos prejuicios y galanterías que hoy en día ya no se usan le da un buen toque... Nada más que decir! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena, gracias por tus palabras... Si se que tal vez daba la impresión de ser una novela de historia con tintes románticos, pero realmente es una historia de amor enfrascada en una época distinta, eso es todo... En aquellas épocas sabían conquistar, había galantería y romanticismo y veremos mucho de eso...
      Te mando un besote, nena

      Eliminar
    2. Siiii!!! Me encanta, excelente, y como t dije, no solo amo a Damian sino tambien a Elisa por su caracter, gracias por regalarnos tu talento.

      Eliminar
  13. QUÉ HERMOSA HISTORIA!!!. GRACIAS POR HABERLA RECREADO EN MI HERMOSA GUADALARAJA!!!. MI MENTE SE TRASLADÓ A ESA ÉPOCA MARAVILLOSA. SÉ QUE TENDRÁ MUCHÍSIMO ÉXITO. MUCHÍSIMAS FELICIDADES, ERES UNA EXCELENTE ESCRITORA. ESPERO EL 2DO. CAPÍTULO CON ANSIAS!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi chelita hermosa, mil gracias por leer y dejarme tus palabras!!!! ah y gracias por el tip de la pagina me sirvió muchísimo... Te mando un besote, ya sabes que tqm...

      Eliminar
  14. Me encanta..!!! Tenia muchas ganas de leer una novela de época. Me encanta todos los detalles que das, es como si de verdad estuviera ahí. También me gustó la parte donde hablas sobre los acontecimientos que sucedieron en ese tiempo, hacen la historia mas verdadera.
    Ya sabes que me encanta tu trabajo y que eres muy buena en lo que haces. Se que esta novela será muy muy buena. De todo corazon espero que a alguna editorial le guste tu trabajo (y si no lo hacen, estan locos porque eres muy talentosa) y publiquen algun libro tuyo. Serie muy lindo ver un libro tuyo en las librerias.
    Se que no te conozco mucho, pero la impresion que tengo de ti es que eres una chica muy trabajadora, comprometida con lo que hace y muy buena persona, asi que se que te irá bien.
    Espero con ansias el siguiente capitulo, nos vemos y te mando un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dianita, nena linda, mil gracias por tus hermosas palabras, me conmovieron de verdad. Pongo el corazón en cada capitulo y yo creo que eso lo notan y me encanta que así sea... Trato de dar lo mejor de mi, que al leer sientan que pueden traspasar ese umbral de la imaginación y transportarse a los confines de las palabras, ese es el encanto de la lectura y yo me esfuerzo por trasmitirlo a lo que escribo...
      Gracias por tus buenos deseos, ojalá y si se pueda, seria algo muy lindo...
      te mando un abrazote enorme, nos estamos leyendo muaaack

      Eliminar
  15. Sólo puedo decir que me encanta me encanta y me encanta muchísimo... enhorabuena haces un magnífico trabajo .
    Espero impaciente el próximo capítulo por cómo lo haces se que sera fantástico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias!!!! Me hacen sentir muy bien tus palabras!!!! Es muy emocionante saber que esperan con impaciencia, eso me inspira a mejorar con cada capitulo!!!
      besitos

      Eliminar
  16. si si si me encantooo te confiezo que no soy muy de epoca me gusta mas lo actual pero de verdad que tienes un don para recrear tu historia... me ha enganchado! en espera del siguiente;-) besossss Kris..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Danisleidy, muchísimas gracias por seguirme en este nuevo blog, nena... Gracias por tus palabras, que bueno que te gusto, te mando un besote... nos vemos el miércoles!!!!
      muaaaaack

      Eliminar
  17. Solo dos palabras: Me trasladé!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias amiga Mayrim, gracias por seguir leyendome, te mando un besote...

      Eliminar
  18. Kristell que manera de comenzar...me encanto!!!! esos dos definitivamente van a dar mucho que hablar, pues no son los típicos de esa época, que solo hacen los que se les diga....casi llore leyéndolo, pensando en mi abuelo, si bien su historia no es la misma, tienen algunos puntos en común, mi abuelo Dietrich Pfeiffer Paschen es alemán, e igual que Damian vino a Venezuela junto con su padres y luego regreso a Alemania, solo un poco antes de la guerra, en la cual obviamente participo....en fin no puede dejar de pensar en el y recordarlo durante toda mi lectura el fallecio hace 4 años asi que me pongo sentimental con esta historia....
    te felicito de corazon y se que este nuevo proyecto nos enamorara a tod@s....
    mil besitos nena....EXITOS!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zhayda, me ha emocionado muchisimo tu comentario!!! que increíble coincidencia, la de historias que tu abuelo te habrá narrado, seguro a través de sus palabras pudiste vislumbrar mucho de esa época, los abuelitos son fuente inagotable de anécdotas, a través de ellos podemos aprender tanto, que maravilloso que lo pudiste disfrutar!!!!
      Ay amiga te mando un beso enorme, y siento mucho que tu abuelito ya no este contigo, pero mantenlo en tu memoria a través del recuerdo de las vivencias y palabras...
      Gracias por tus palabras, por tu comentario y por compartir esto tan bello de tu abue!!!!
      te mando un beso muy grande hasta la bella venezuela...

      Eliminar
  19. QUE DEBUT!!!
    Te felicito, se que es muy dificil escribir una historia de epoca, pero estas totalmente a la altura. Acabo de llegar y leer tu historia era una de mis prioridades. Un abrazo y éxitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Farley, nena, muchísimas gracias por la deferencia y las palabras tan lindas... Como bien dices no es fácil escribir una historia ubicada en una época anterior, requiere de muchísimo esfuerzo e investigación, por eso agradezco muchísimo tus palabras...
      Te mando un fuerte abrazo y muchos besos...

      Eliminar
  20. ¿Cómo era eso? ¡¡¡Más vale tarde que nunca!!. He tenido una semana de locos, así que aprovecho el finde para ponerme al día. Te diré una cosa... No suelen gustarme las historias antiguas, principalmente porque las maneras, las costumbres y demás, no las consigo ubicar en el mundo de hoy. Pero qué quieres que te diga, a esta si le doy una oportunidad por muchas razones que creo que sabes y sobre todo por la rebeldía que me parece que Elisa tendrá y que me encantará. Un besazo.
    Oly

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oly muchísimas gracias por dale una oportunidad a la historia, estoy seguro no te defraudara, te lo prometo. Espero que las próximas semanas sean más tranquilas, a veces la vida se acelera tanto que no nos da tiempo ni siquiera de dar un respiro de desestrés, pero espero que este fin de semana te desquites, te relajes y lo disfrutes mucho.
      Te mando un besote, nena!!!!
      Y gracias por esperar el capitulo y leerlo con ganas, eso es algo muy especial que aprecio muchísimo...
      besitos mil...

      Eliminar
  21. Por fin, ya estoy aqui.....ya he podido leer este inicio de novela, y q decirte? que ha sido un estupendo inicio que me ha encantado, la verdad es que has despertado totalmente mi curiosidad por saber las costumbre y la forma de vida en ese tiempo. Tenia que ser un coñazo el ser mujer en esa epoca, sin derecho a hablar ni hacer nada, pero aqui aparece Elisa (que va a ser mi heroina) que va a desafiar todas las normas y se va a rebelar contra esa sociedad injusta. Ay como me gusta este amor a primera vista, a ver que sucede ahora que los ha pillado el papi..... esperaremos al miercoles para saber. Felicidades por este nuevo proyecto y te deseo lo mejor. Mil besos y una abrazo grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Pilar!!!... que bueno que ya pudiste leerlo y que te haya gustado, la verdad yo estaba nerviosa a la hora de publicar, no sabia como iban a aceptar una historia de época, distinta y con tintes un tanto dramáticos, pero me da mucha tranquilidad y gusto ver que el primer capitulo ha gustado...
      Ser mujer en esa época era muy difícil, màs en una ciudad provinciana como Guadalajara, dònde "el que dirán" y los prejuicios sociales reinaban entre la gente.
      Te mando un besote y un gran abrazo...

      Eliminar
  22. Según te leo más me doy cuenta de que la mentalidad en tu país apenas ha cambiado, tengo muchas amigas mexicanas y me cuentan lo que sucede en México con lo cual mi perspectiva sobre la novela tiene la misma variante, esto es, que el hombre allá no cambia y la mujer sigue siendo la más perjudicada de que esto ocurra. Con respecto a la familia de Damian, uffff escalofríos me da de que alguien pueda sentir simpatía por un hombre como su padre, claro que Hitler es culpable, ¿acaso ya se olvidó la masacre que se vivió allí, no solo con judíos, sino, polacos, españoles gitanos, etc, etc,? Tu protagonista, Elisa, me recuerda a una amiga mía de ahí, joven, rebelde y a la vez muy inocente. Felicidades por tu novela, creo que viendo el éxito de comentarios ya te puedo decir que en cuanto la publiques arrasarás. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este la novela esta ubicada en 1939, de ahí la mentalidad tan machista. Digo es cierto que aun hay lugares y personas que siguen pensando como hace años en pleno siglo XXI, yo te puedo decir, que en lo personal, no me siento ni frustrada ni nada. Y si difiero mucho contigo, por supuesto que la mentalidad ha cambiado, no es lo mismo México hace años, que ahora. Creo que te falto checar que la novela no esta ubicada en esta época sino en 1939, motivo por el cual también la familia de Damian tiene esas opiniones, en la época en que esta ubicada la novela aun no sucede nada, a penas esta empezando la guerra, todavía no acontecen esos hechos que mencionas por eso es la opinión.
      Muchas gracias por tu comentario. besos

      Eliminar